Iconos Línea 12 Metro ciudad de méxico
Diseño Gráfico | Señalización | Tipografía

Identidad de la línea 12, Bicentenario.

En el año 2012 la línea dorada del metro fue oficialmente inaugurada y con ella la identidad que se desarrolló para la misma. Con decepción descubrimos que la iconografía poco o nada tiene que ver con el diseño original planteado por Lance Wyman en conjunto con Arturo Quiñonez y Francisco Gallardo, quien por esas fechas también había trabajado en la identidad de la olimpiada del 68, la cual se mantuvo por un buen número de años en líneas subsecuentes.

Evidentemente para la línea dorada, la historia es diferente. La iconografía se resolvió sin retícula, no se considero el peso visual en conjunto para las 16 nuevas estaciones, que empaten con las otras cuatro ya existentes donde tendrán conexión. Surge el cuestionamiento, si en verdad el trabajo fue desarrollado por expertos en gráfica y señalización. Los trazos son diferentes en todos los casos, algunos de los íconos no son ni referentes ni asociativos, se permitió el uso de líneas muy delgadas, seccionar elementos, perspectiva, acabados con bordes irregulares y detalles absurdos como ladrillos; muy lejos de la solución original con vistas sólidas, frontales o laterales, de los elementos distintivos para cada estación, con proporciones visuales entre una y otra, lo que permitía su reproducción en pequeña y gran escala, sin perder claridad.

Grafico 1
Sistema de señalización para la línea 12, del Sistema de Transporte Colectivo Metro, CDMX

Una revisión al sistema de señalización

50 años después de su creación, la comunicación visual del metro ha decaído; hasta hace unos meses, el propio sitio del metro hacía alarde del diseño de la identidad por parte de Wyman y su equipo. Es importante destacar que tuvieron grandes aciertos, se consideró el nivel de analfabetismo de la población, y determinaron la necesidad de asociar el nombre a un ícono para cada estación, que hiciera referencia al lugar, al personaje o un elemento próximo a la estación, se asignó una franja de color a cada línea en las estaciones, y se determinó que el tamaño del ícono fuera del 10 % del tamaño del texto de la estación, facilitando la movilidad e identificación de la estación por parte del usuario.

La tipografía es uno de los elementos que mayor problema presenta en el sistema, fue desarrollada a partir de un módulo que se desprende del logotipo, el cual genera una serie de bloques muy extendidos, carece de caja baja, debido a la altura de las versales se omitió el uso de diacríticos, estaciones con letra eñe, tuvieron que ser resueltas con un macrón y no con una virgulilla. Hace un par de años se le adicionaron algunos acentos a la fuente, y se le dio el nombre de Metro, pero no se resolvió el problema medular, su legibilidad. Su empleo se da en cualquier jerarquía, en puntajes pequeños, como mapas obviamente no funciona, y tampoco tiene buena respuesta a distancia o velocidad.

Hoy en día, la Ciudad de México, y área metropolitana, tiene cerca de 25 millones de habitantes, y sólo un 1.4 % de analfabetismo, lo que se traduce en que la mayoría, de los casi cinco millones de pasajeros diarios, puede leer texto. Con cinco décadas de servicio, sería importante evaluar algunos aspectos de identidad, como jerarquías, empleo de tipografía, retícula para los pictogramas, y una comunicación efectiva para los usuarios dentro y fuera de los trenes, en andenes y estaciones. Un sistema de transporte masivo es susceptible de mejoras, y no solo aferrarse a una cuestión emotiva. Una señalización deficiente termina por confundir, reduce la correcta operación del flujo de pasajeros, y se traduce en perdida de horas productivas.  

Grafico 2
Análisis gráfico de algunos de los íconos de la línea 1 y 3 del STC, CDMX.

Cultura visual urbana

Cierto es, que la identidad icónica del metro es una de sus características estéticas fuertemente apreciada por los capitalinos, que se suman a otras, como su característico color naranja de los trenes, siendo sin duda, parte de la cultura visual urbana. Sin duda hubo aciertos en la identidad, pero eso no exime un revisión oportuna para mejorar o corregir algunos desaciertos, para que estos no se repliquen. Para los dirigentes del sistema de transporte todo es una justificación política y de presupuesto, y no una verdadera evaluación de función para un sistema de transporte tan importante para la metrópoli.

Desde la década de los noventa, la particular identidad gráfica del metro abandonó gradualmente los lineamientos del diseño original, no para mejorar, generando pictogramas deficientes y empalmando señales en los andenes, y en últimas fechas utilizando las estaciones como laurel para el gobierno en turno, cambiando nomenclaturas, adicionando identidades a los pictogramas o favoreciendo a particulares, y desfavoreciendo a los usuarios.

Grafico 3
Bocetos de los primeros pictogramas para la línea 1 y la tipografía Metro

Una labor interdisciplinaria, para lograr mejores resultados.

La comunicación gráfica para un medio de transporte, no es tarea fácil, por ello deben ser expertos en transporte, diseño y señalética los responsables. Hay una serie de factores que deben considerarse, la nomenclatura de la ciudad de México se da en español y náhuatl, por el desarrollo urbano convergen hasta tres estaciones en una sola avenida, los héroes nacionales coinciden una y otra vez en distintos barrios, hay virgencitas en cada punto cardinal, los glifos prehispánicos deben sintetizarse sin perder identidad, y se suman nuevos sistemas de transporte. Para las últimas líneas lo nombres asignados a las estaciones son larguísimos, y poco afortunados. Sin duda, lo más grave es que se evidencia que las soluciones gráficas actuales se dan desde un burocrático escritorio, la institución responsable ignoró unos de los elementos medulares del diseño: al usuario.

La lista de los errores y horrores que hoy visten al transporte de la Ciudad de México sería una larga labor; creyentes que la solución ícono-nombre es la adecuada, se ha llevado a otros medios de transporte como el trolebús, metrobús y servicio concesionado, dando origen a una de las peores soluciones de señalización, aunado a una deficiente organización del transporte urbano. Se ha descartado un sistema alfanumérico para regular el mapa de transporte, el empleo de tipografía adecuada, así como el uso de materiales apropiados para su producción y aplicación.

Grafico 4
Dovelas con los pictogramas de dos líneas en el interior de una unidad del metrobús

Para el metro el empleo de íconos es una solución –hoy en día– más estética que funcional, quizá no es necesario descartar del todo esa propuesta gráfica, habría que normalizar y respetar su línea de arte. Ligando la identidad con nomenclaturas claras, tal como se planteó en sus inicios, adicionar una tipografía legible, mapas bien esquematizados y crear sistemas visuales que favorezcan el entendimiento, considerando la perspectiva del usuario, y que todo en su conjunto sean un sistema de comunicación efectivo para un transporte urbano complejo.

Esperemos que los gobiernos subsecuentes dediquen un poco más de presupuesto o atención a la señalización en los medios de transporte, dando esta labor a verdaderos profesionales del diseño. Como usuarios lo sabremos agradecer, en nuestro ir i venir por la metrópoli, y como capitalinos nos sentiremos orgullosos del metro naranja.

Este artículo apareció originalmente en en Nice Fucking Graphics! en el año 2012. Se realizó una actualización con motivo de los 50 años del metro de la Ciudad de México.

http://nfgraphics.com/la-identidad-de-la-nueva-linea-12-del-metro-en-la-ciudad-de-mexico/

Leo sus comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *